#Signos2019 | Tercer Seminario Internacional de Fundéu Argentina

Las luchas de la lengua en el Tercer Seminario Internacional de Fundéu Argentina

11 nov 19

Fundéu Argentina realizó su Tercer Seminario Internacional “Cuando las luchas llegan a la lengua”en la renovada Biblioteca Argentina. Asistieron comunicadores, periodistas y académicos de diferentes partes del país para intercambiar visiones, comentar sus experiencias y generar los debates respecto a cómo impactan los cambios sociales en la lengua.

El jueves 7 de noviembre, por la tarde y después de la presentación por parte de las autoridades de la FIILE, Elizabeth Martínez de Aguirre, directora del seminario, presentó el primer panel titulado “Lenguaje, creatividad y movimientos sociales”. El primero en hablar fue Pablo Bruetman, miembro fundador de Revista Cítrica: “Creo que les comunicadores lo primero que tenemos que hacer es sentir, para luego comunicar”. Por su parte, el escritor, educador popular y activista uruguayo Raúl Zibecchi, que se comunicó con una audiencia atenta por videollamada, describió al lenguaje como un cambio permanente: “Tenemos una revolución de cambios importantes en el uso del lenguaje. Principalmente, de la mano de las mujeres y pueblos originarios”. Diana Maffia, actual directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires fue la encargada de cerrar el primer panel: “Pensemos cómo definimos, porque al definir estamos operando sobre la realidad”.

 

En la segunda jornada del seminario, se llevaron a cabo dos paneles. El primero, que se desarrolló durante la mañana, se llamó “Activismo y los nuevos modos de empezar y decir”. Contó con la presencia de Victoria Boschiroli, investigadora docente del área de Ciencias del Lenguaje en la Universidad Nacional General Sarmiento y Santiago Kalinowsky, director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras. Victoria Boschiroli, desde su experiencia como lexicógrafa y lingüista, habló sobre los neologismos y el proceso que recorren, desde los hablantes a los diccionarios: “El diccionario valida simbólicamente las palabras”. La prensa, que tiene el poder de dar visibilidad a esos nuevos modos de hablar, en muchos casos no los hace propios: “Las voces no llegan o tardan en llegar porque solo aparecen en secciones marginadas de los diarios, no en el cuerpo principal”. Kalinowsky, por su parte, habló sobre el lenguaje inclusivo: “Nuestra función (la de la Academia Argentina de Letras) es saber qué están diciendo los hablantes, pero no decimos qué se tiene que decir y qué no”. Respecto del inclusivo, aseveró que se trata de una intervención del discurso público, como modo de permanencia de un reclamo que revela una injusticia. “El masculino genérico es el correlato gramatical de un ordenamiento ancestral que es patriarcal”, agregó. Por último, aclaró que la lengua no configura lo real, sino que se hace eco de procesos que llevan muchos años. 

 

 “Cambio social, periodismo y medios alternativos” fue el segundo panel y se llevó a cabo el viernes por la tarde. Su primer disertante fue Sergio Rinaldi, periodista ambiental, coordinador del Taller de Comunicación Ambiental, recordó su camino como activista ambiental, hasta su llegada a los medios de comunicación y su compromiso para darle voz a aquellos que más lo necesitan. A continuación, Natalia Aruguete, investigadora del Conicet enfocada en el estudio de las agenda política, mediática y pública, que mostró a los asistentes cómo se estudian los comportamientos de los ciudadanos a través de mapas de activación de la red social Twitter: “Lo que se va activando en esa interacción de mensajes son determinadas narrativas y encuadres comunicacionales”. Y, por último, Santiago Garat, escritor y periodista, integrante de Cooperativa La Masa, que edita el periódico El Eslabón, habló sobre su experiencia desde un medio autogestivo: “Nosotros desde el principio buscamos titular con juegos de palabras o lenguaje tribunero, tiene que ver con una decisión de cómo contar las cosas. El feminismo fue otro quiebre, adaptar el lenguaje fue un aprendizaje muy interesante”.

Ver todas