Fotograma de un episodio de Black Mirror.

Ciencia y tecnología en la TV

12 ene 18

Hay una cantidad abrumadora de medios y plataformas de comunicación, los cuales, a su manera, ayudan en la apasionante tarea de difundir el conocimiento científico y el desarrollo tecnológico. La televisión, en un estado de mutación vital para su futura subsistencia, representa uno de ellos.

 

Decir que la televisión representa el medio de difusión con mayor penetración en la cultura global del siglo XXI resultaría, a estas alturas, en extremo simplista y superficial. Pocas cosas, si no es que nada, hace falta decir en torno de la herramienta de comunicación que ha sido capaz de modificar incluso la tendencia evolutiva intelectual del ser humano en Occidente. Lo que es una realidad es que la historia de la televisión ha sido desde su inicio una historia constante de renovaciones estructurales que, lejos de debilitarla, parecen fortalecerla e incrementar su ya de por sí abrumadora capacidad de penetración.

El nuevo milenio heredó del siglo XX la incontenible necesidad del hombre moderno por la innovación y reestructuración de su entorno, a tal grado que resulta virtualmente imposible seguir el paso de la perpetua revolución tecnológica en que vivimos. La televisión como tal no ha sido la excepción en este contexto. Aunque a diferencia de otros medios, lejos de disminuir su impacto en las diferentes sociedades, ha sabido sacar el mayor de los provechos a las actualizaciones en que se ha visto inmersa. Esto puede tener su explicación en buena medida debido a la naturaleza propia de su formato.

Leer más en Replicante, México: Siete series que abordan temas de ciencia y tecnología, por Christian Israel Covarrubias Puentes

Ver todas