Agustina Pioli

Agustina Pioli: “Pospandemia, la vida sigue siendo bella”

18 jun 20

Agustina Pioli es traductora pública nacional de inglés egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Dirige, junto con tres socias más, Latamways, una empresa de traducción con sede en Córdoba. Es presidenta de la asociación civil sin fines de lucro Translated in Argentina. Se suma al ciclo “Pandemia: las palabras y los signos de estos tiempos”, de Fundéu Argentina, con la palabra “pospandemia”.

 

Por Agustina Pioli

7 de marzo, mi cumpleaños, y a diferencia de muchos otros años, esta vez, tengo ganas de festejar, de reunirme con gente que quiero, de celebrar, porque, en definitiva, se trata de disfrutar mientras estamos de paso, ¿no? Quién iba a decir que apenas 10 días después pasaría de estar rodeada de gente en el jardín de mi casa con música, luces, risas y delicias, a estar encuarentenada entre cuatro paredes, haciendo de maestra y de ama de casa a tiempo completo, teletrabajando, aterrorizada por la distancia física entre mi casa y mis seres queridos a cientos de kilómetros.

En estos 90 días de encierro, pasé por todos los estadios emocionales posibles y, por momentos, me sentí estar viviendo una parte de “La vida es bella” (salvando las enormes distancias). En mi versión argentina de la película, la niña protagonista se llamaba Martina y tenía 9 años. Por ella, debía montar el show que fuera necesario para mostrarle que la vida sigue siendo bella, incluso sin salir de su casa, con sus amigos y sus maestras detrás de una pantalla, sin la plaza ni las pijamadas y con sus abuelos a 1000 km de distancia, pero en Whatsapp.

Mi actuación seguramente no fue tan buena como la de Roberto Benigni; en el fondo, ella me enseñó más a mí que yo a ella. Pero tenía que intentarlo, porque para mí la vida sigue siendo bella. El aislamiento fue solo físico porque, en muchos casos, las relaciones revivieron, se fortalecieron y nutrieron; en otros, llegaron a su fin para dar paso a conexiones más sanas, más sinceras y más amorosas.

Estoy convencida de que el abrazo después de este aislamiento será el abrazo más genuino de todos. Esos que te erizan la piel, te llenan el alma y te recargan de energía para soportar cualquier pandemia. Así que hoy, a tres meses de aquel festejo de cumpleaños “presencial”, agradezco haber celebrado la vida y me comprometo, ante ustedes, a seguir haciéndolo.

Ver todas